Directiva ErP

Desde el 26 de septiembre del 2015 ha entrado en vigor la directiva ErP (Requerimientos de Ecodiseño) que establece unos mínimos de eficiencia energética.

La directiva se aplica a todos los nuevos productos que se lancen al mercado; los productos adquiridos con anterioridad, o los que existan en los puntos de venta, o almacenes, podrán seguir siendo vendidos e instalados, aunque no cumplan los requisitos de la directiva.

Los productos afectados por la directiva ErP son por ejemplo: Calderas, bombas de calor, calentadores, termos eléctricos y acumuladores de ACS.

La directiva se aplicará a productos con potencia nominal ≤ 70Kw, equipos de cogeneración ≤50Kw, acumuladores directos e indirectos de ACS con capacidad ≤  500 Litros.

Será obligatorio el etiquetado energético de los equipos, y en los sistemas compuestos de varios elementos, además del etiquetado individual, se realizará un etiquetado al sistema. Las etiquetas siguen el mismo principio que la de los electrodomésticos, e irán de A++ a G.