Termografía Eléctrica.

 


 

MECFI S.L desarrolla entre otras actividades, análisis termográficos de instalaciones eléctricas, tanto en sus procedimientos de revisiones eléctricas, mantenimientos o por encargo del cliente.

Esta técnica nos permite adelantarnos al fallo eléctrico, y a todos los costes económicos que supone el mismo, y es muy indicada en los mantenimientos preventivos.

La Termografía infrarroja es una técnica que permite ver la temperatura de un cuerpo sin necesidad de tener un contacto con él, dicha capacidad permite obtener valores de la temperatura del mismo y focalizar problemas que en circunstancias normales pasarían inadvertidos.

Dada la capacidad de esta técnica de registrar las temperaturas de los elementos visualizados sin contacto, se puede aplicar a la inspección de instalaciones eléctricas sin dejar fuera de servicio las mismas; ya que todo elemento recorrido por una intensidad de corriente produce el fenómeno  de “Joule” que indefectiblemente aumentará su temperatura.

 

 

Entre las ventajas de esta técnica se puede señalar:

  • La inspección de elementos de la instalación eléctrica sin suspender el suministro de las mismas.
  • Es una técnica que permite la identificación precisa del elemento defectuoso.
  • Es adecuada para ver el defecto en tiempo real, lo que permite cuantificar el mismo y determinar la repercusión de las variaciones de carga sobre el mismo.
  • Visualiza problemas de desequilibrios, fallos de contacto eléctrico o conductores sobrecargados y permite la planificación de los trabajos de reapriete, limpieza o limitación de carga necesarios antes de tener un fallo eléctrico.

 

Los problemas usuales que se suelen observar al realizar un análisis termográfico son:

  • Fallos de contacto eléctrico. Conexión eléctrica que presenta algún tipo de aumento de su resistencia eléctrica (conexión suelta, presión de contacto excesiva o insuficiente, corrosión química).
  • Desequilibrios eléctricos. Inadecuado reparto en líneas eléctricas trifásicas  con receptores monofásicos.
  • Conductores sobrecargados. Secciones insuficientes para las intensidades del proceso, con las consiguientes caídas de tensión, y en última instancia la destrucción de los conductores eléctricos.
  • Temperaturas de servicio admisibles. En el caso de motores eléctricos puede indicar problemas.mecánicos (desalineación, cojinetes defectuosos, defectuosa ventilación) o bien de carácter eléctrico (caídas de tensión, conexionado, sobrecarga). En otros componentes indican si se adecuan a las temperaturas de servicio en el emplazamiento donde están instalados.

 

MECFI S.L utiliza los criterios de determinación de la NETA (International Electrical Testing Association) en sus análisis termográficos, apoyados por otros equipos de medición eléctricos, como pueden ser analizadores de redes, pinzas amperimétricas, pinzas watimetricas.

 

 

La contrastada experiencia en estos análisis nos permite, indicar al cliente los puntos a revisar, reparar o modificar, antes de producirse cualquier incidencia y a planificar las acciones correctoras necesarias. Es decir, evitamos las pérdidas económicas al cliente, y las paradas de producción no establecidas.

 

A continuación expondremos diferentes ejemplos de casos reales, de anomalías detectadas en análisis termográficos y las actuaciones realizadas para la solución de la incidencia:

 

CASO REAL Nº1.

 

Anomalía: Se detecta un aumento de la temperatura de un polo de una base tripolar de fusibles, que alimenta a un condensador trifásico de un equipo de corrección del factor de potencia. La diferencia de temperatura respecto a la temperatura ambiente  es de 20ºC, por lo que se clasifica como un defecto pronunciado.

 

Mediciones: Se realiza una medición de las intensidades circulantes, para descartar una anomalía en la capacidad que alimenta. Las intensidades son semejantes, y corresponden con la intensidad de cálculo de la capacidad. No se presenta desequilibrio a señalar de tensiones. La tasa de armónicos es baja.

 

Actuación: Limpieza de las superficies de contacto, y reapriete de los terminales afectados a una adecuada presión de contacto.

 

 

CASO REAL Nº2.

 

Anomalía: Se detecta un aumento de la temperatura de un polo de una base tripolar de fusibles generales, que alimentan a una instalación eléctrica. La diferencia de temperatura respecto a la temperatura ambiente es de 17,5ºC, por lo que se clasifica como un defecto pronunciado

 

Mediciones: Se realiza una medición de las intensidades circulantes, para descartar un falso contacto eléctrico. Las intensidades presentan una fuerte asimetría, por lo que se coloca un analizador de redes para descartar otros factores que incidan sobre el desequilibrio (reactiva, armónicos, fluctuaciones de tensión).

 

 

De los datos arrojados por el analizador, se aprecia un considerable desequilibrio en una de las fases, un factor de potencia mejorable 0,85 y un nivel de armónicos aceptable, con el factor a señalar de que la intensidad de la fase más cargada, está muy próxima a la intensidadnominal de disparo por sobrecarga del Interruptor Automático Principal.

 

Actuación: Dado el tipo de cliente, con unas necesidades elevadas de fiabilidad del suministro eléctrico se realiza un plan de actuación para  el equilibrado eléctrico y la compensación de la reactiva de la instalación.

Sustitución del Cuadro General, por otro adecuado a la nueva normativa REBT, en el que se incluye un analizador de redes de la firma SACI  para el control de los parámetros eléctricos y desequilibrios. Aprovechando la renovación, se dota de capacidad suficiente al nuevo cuadro para la máxima intensidad permisible del Interruptor Automático, y capacidad de conexionado en caliente sin paso por cero para nuevas líneas de alimentación.

Se realizan análisis de consumo de las diferentes líneas que parten a los subcuadros existentes, recalculando la mejor disposición de las cargas monofásicas, disponiéndolas en las fases menos cargadas y respetando las características de los conductores de alimentación existentes.

Una vez realizadas todas las actuaciones, se consigue un equilibrio adecuado entre las fases del suministro, a la par, que el desequilibrio de las tensiones existentes por caídas de tensión, pasa a un plano inapreciable en las mediciones realizadas en el punto de conexión; mucho más evidente en este caso, por tener el cliente un transformador propio de potencia bastante próxima a la carga existente.

Evidentemente, los trabajos se planificaron para evitar los lapsos con interrupción del consumo eléctrico, y la anomalía en cuestión fue evidenciada en un control termografico, parte de la primera revisión eléctrica anual, adjudicada a nuestra empresa.

Anomalía, que de otras maneras hubiese pasado inadvertida, por la carencia de medios para la verificación de los consumos en el antiguo estado de la instalación.

 

 

CASO REAL Nº3.

 

Anomalía: Se detecta un aumento de la temperatura de la línea de alimentación a subcuadro. La diferencia de temperatura respecto a la temperatura ambiente es de 7,4ºC, por lo que se tendría que clasificar  como un defecto incipiente, pero debido a que la totalidad de las cargas no están conectadas se realizan otras observaciones, que demuestran que la línea de alimentación esta sobrecargada.

 

Mediciones: Se realiza una medición de las intensidades circulantes con la totalidad de las cargas conectadas, mostrando que las intensidades son inadecuadas a la sección del conductor de alimentación y que la protección en cabecera está sobredimensionada. Visualmente se aprecia ennegrecimiento de algunos terminales del interruptor seccionador en las fases más cargadas.

 

Actuación: Se reemplaza la protección en cabecera por una idónea a la sección y características del conductor empleado, colocando nuevos terminales con prensado hexagonal en lugar de los existentes de prensado punzonado de peores características eléctricas. Reorganización de las cargas monofásica en las fases menos cargadas, liberando algunas de ellas de este subcuadro, aprovechando la existencia de otro subcuadro, anejo a este, con capacidad para poder admitir las cargas traspasadas.

 

Hemos mostrado tres ejemplos de  termografías realizadas, con la indicación de la anomalía, su causa y su solución, son tres breves muestras de la capacidad de anticipación de esta tecnología al fallo eléctrico.

Si bien la tecnología nos permite obtener imágenes infrarrojas con relativa facilidad, la interpretación de las imágenes, el diagnóstico de las causas que la producen y las soluciones adecuadas, son parte del bagaje profesional que MECFI S.L brinda a sus clientes.

Actualmente todos los clientes que han confiado en nuestros servicios, persisten en la misma determinación y nos ofrecen la oportunidad de mostrar las capacidades de nuestra empresa.

Hemos de incidir en que este servicio, está incluido en alguna de nuestras actividades como son las revisiones eléctricas y mantenimientos eléctricos que efectuamos, por lo que si están interesados en ellas, pueden ir a nuestra pestaña dedicado a ello, “Servicios / Mantenimiento_Eléctrico” o bien pulse aquí.

 

Estamos a su disposición en:

    Telf: 93.468.39.44  de Lunes a Viernes 9,00 - 18,00.

    Zona de contacto de esta web.

    En el email: info@mecfi.es